¿DIABETES EN SU MASCOTA? ¿COMO TRATARLA?

 

Se denomina diabetes a la deficiencia de insulina en el organismo. Durante la digestión realizada en el intestino, los alimentos se metabolizan en compuestos que pueden ser usados por el organismo: los carbohidratos se convierten en azúcares ,  la glucosa es  la más importante ya que se encarga de transmitirle energía a las células y estas se encargan de absorber la glucosa cuando son inducidas por dicha insulina.

 

 

 

 

 

DIABETES EN GATOS : APROXIMADAMENTE EL 50 % DE LOS GATOS DIABÉTICOS TIENEN UNA MENOR MASA MUSCULAR UNA DESHIDRATACIÓN LEVE MODERADA Y MAL PELAJE.

El desarrollo de la diabetes varía en los diferentes países pues está intimamente relacionada con la alimentación de nuestras mascotas.  Los gatos tienen varios aspectos diferentes a tener en cuenta para un correcto diagnóstico de la diabetes, con respecto al perro; por ejemplo el gato puede presentar hiperglucemia de estrés. Además en la mayoría de gatos recién diagnosticados de diabetes felina, pueden ser reversibles sus efectos si se trata la enfermedad de forma adecuada.

La dieta más adecuada para los gatos diabéticos es diferente a la de los perros, se trata de una dieta baja en hidratos de carbono que junto con la insulina de acción prolongada va a poderse controlar la enfermedad y lograr la desaparición completa de la esta en muchos casos.

 

TIPOS DE DIABETES FELINA:

En gatos se pueden distinguir tres tipos de diabetes:

Tipo 1 :  Es muy poco frecuente, se produce por una destrucción inmunomediada de las células pancreáticas y supone una deficiencia absoluta de insulina.

Tipo 2:  Es el más común (más del 80% ) y se caracteriza por una resistencia a la acción de la insulina de los tejidos, que provoca un incremento de la secreción de la insulina.

Entre un 10 y 20 % de los gatos diabéticos desarrollan diabetes secundaria y  pancreatitis, debido a los excesos de corticoides.

 

TRATAMIENTO DE LA DIABETES FELINA:

El tratamiento deberá comenzar lo antes posible para eliminar la toxicidad producida por la hiperglucemia y disminuir la resistencia a la acción de la insulina.

Los gatos clínicamente compensados no requieren hospitalización y deben ser tratados en casa por sus propietarios.

 

 

 

 

 

 

“ LA REMISIÓN DE LA DIABETES ES LA NORMALIZACIÓN DE LA GLUCEMIA Y DE LOS NIVELES DE FRUCTOSAMINA , JUNTO CON LA DESAPARICIÓN DE LOS SÍNTOMAS Y DE LA GLUCOSURIA, SIENDO INNECESARIA LA ADMINISTRACIÓN DE LA INSULINA”.

Es importante saber que el ejercicio y la alimentación son claves tanto para un gato con problemas de diabetes como para un perro.

La dieta es especialmente importante en los gatos diabéticos obesos ya que ésta produce resistencia a la acción de la insulina y es responsable en muchos casos de la aparición de la enfermedad.

Las dietas indicadas para perros diabéticos deben ser ricas en fibra y bajas en grasas,  siendo útiles también en el gato diabético ya que reducen la absorción de glucosa ayudan a perder peso y favorecen la saciedad y el tránsito intestinal.

 

 

 

 

 

 

 

 

“ LA DIETA MAS RECOMENDADA PARA EL TRATAMIENTO DE LA DIABETES FELINA ES UN ALIMENTO BAJO EN HIDRATOS DE CARBONO Y ALTO EN PROTEINAS”.

 

 

 

 

 

Los alimentos húmedos o enlatados son preferibles respecto a los secos, ya que suelen tener menos contenido de hidratos de carbono. El momento ideal para administrar la comida es que se haga junto con la insulina, es decir , cada 12 h.

 

ADMINISTRACIÓN DE LA INSULINA:

La administración de la insulina va a depender de su duración , de la potencia y también del tipo y estadio de diabetes. Hay varios tipos de insulina:

La insulina regular es de acción rápida , de corta duración y potente, no se debe de administrar en el tratamiento de gatos compensados.

Las insulinas de elección para tratamientos de gatos diabéticos a largo plazo son de acción prolongada.

 

CONTROLES:

Los gatos y perros diabéticos deben ser evaluados semanalmente durante el primer mes y cada 15-21 días  hasta que se consiga un buen control de la enfermedad, normalmente en los tres primeros meses. Después y hasta los seis meses posteriores al diagnóstico se deben hacer controles mensuales, por si la enfermedad remite. A largo plazo, una revisión cada 3-4 meses puede ser suficiente.

 

 

 

 

 

 

EN LA CLINICA MARIA J. CABEZA LE INVITAMOS A ESTUDIAR LA DIABETES DE SU MASCOTA , PORQUE NOS PREOCUPAMOS POR EL ESTADO DE SALUD DE CADA UNO DE NUESTROS PACIENTES.