EL GUSANO ORIENTAL DEL OJO O THELAZIA

El “Gusano oriental del ojo” o Thelazia callipaeda, es una patología ocular cada vez más frecuente en nuestras mascotas. Originalmente esta enfermedad era endémica del Lejano Oriente, pero en los últimos años se ha desplazado con rapidez y ahora también es común en muchas partes de Europa.

Esta enfermedad es causada por un parásito de nombre Thelazia callipaeda que es un gusano nematodo de entre 7 y 17 milímetros de longitud, que  se esconde bajo la membrana del párpado y los conductos nasolagrimales de nuestras mascotas. La transmisora de la enfermedad es la llamada “mosca de la fruta” o  Phortica variegata  que actúa de huésped intermediario al alimentarse de las secreciones oculares.

Estas moscas depositan los huevos de  los gusanos en el saco conjuntival del perro y posteriormente estos huevos  eclosionan larvas de primer estadío  que se convierten en larvas de tercer estadío o adultos en aproximadamente 3 semanas. Los gusanos adultos liberan más larvas de primer estadío en las secreciones conjuntivales de los animales infestados,  y estas larvas pueden de nuevo ser ingeridas por las moscas cerrándose así el ciclo de este parásito.

Esta enfermedad ocular afecta principalmente a perros y gatos, pero también puede verse en animales silvestres e incluso se puede transmitir al ser humano. Ya han sido confirmados casos de infección por Thelazias en toda Europa (Italia, Suiza, Francia, Alemania, España y Portugal) y se pronostica que los casos aumentarán en los próximos años a zonas donde ahora no se considera endémico.

 

 

 

 

 

El problema es que esta enfermedad puede pasar inadvertida puesto que como el parásito se esconde bajo la membrana del tercer párpado, únicamente serán detectados por la clínica asociada que producen en el ojo. El cuadro clínico es consecuencia del movimiento de los nemátodos en la superficie del ojo, produciendo irritación de la conjuntiva.

Tendremos como síntomas asociados: conjuntivitis, lagrimeo excesivo, contracción de los párpados o incluso en casos más avanzados daño corneal o úlceras. Puede que nos llame más la atención la excesiva secreción ocular (que estimulará la aproximación de nuevas moscas para alimentarse y difundir la enfermedad)  y que sobre todo nuestra mascota se frota los ojos con las patas por el escozor que produce esta enfermedad. No obstante muchos animales pueden permanecer asintomáticos mientras la población de gusanos no provoque el daño o el estímulo suficiente a nuestra mascota.

En casos más avanzados  y  de no tratar la enfermedad se pueden crear  infecciones secundarias más graves con una invasión masiva de gusanos, que podrían provocar una ceguera temporal o incluso permanente en el ojo de nuestro animal.  En los seres humanos los signos clínicos son similares y se describe una sensación de cuerpo extraño en el ojo.

Dado que las moscas son las transmisoras de esta patología, la  incidencia de la Thelaziosis es mucho mayor en verano. Por tanto, tendremos que prestar más atención y observar si vuelan moscas en los alrededores de nuestra mascota, porque esto quiere decir que se están alimentando de sus secreciones oculares.

Y por supuesto, si apartando el párpado o por casualidad  observamos en el ojo de nuestra mascota una especie de finos gusanos blancos que se mueven rápidamente por delante de la retina y tratan de esconderse de la luz; debemos acudir de inmediato al veterinario.

En la clínica veterinaria María J. Cabeza tratamos la Thelazia de forma protocolaria como algo habitual en los últimos años dentro de nuestra especialidad de Oftalmología veterinaria. Mediante un procedimiento sencillo se procede a la extracción de los gusanos adultos con pinzas e hisopos estériles, una vez que se ha lavado la zona con solución salina fisiológica.

 

 

 

 

 

Posteriormente, se pauta un tratamiento  nematocida para romper el ciclo de la parasitosis y si ésta es tratada a tiempo, los síntomas suelen remitir en unos días. En los animales que han sufrido consecuencias un poco más graves como ulceras o daño corneal, es fundamental instaurar un tratamiento lo antes posible después de la retirada de todos los gusanos adultos.

Los animales que viven al aire libre o en jardines donde hay árboles frutales (los preferidos de la mosca de la fruta) tienen más riesgo de padecer esta enfermedad. Debemos prestar atención a retirar los residuos orgánicos de forma periódica para no favorecer la aparición de moscas. Si en casa tenemos niños pequeños debemos  ser aún más cuidadosos, sobre todo en verano y otoño en los cuales la mosca está activa, porque son más vulnerables al contagio de esta infección.

En nuestra clínica veterinaria en León, contamos con el más moderno y seguro antiparasitario del mercado para prevenir  todo el año la Thelazia, entre otros muchos otros parásitos: “Nexgard Spectra”. Por otra parte, recomendamos proteger a nuestras mascotas como lo venimos haciendo todos estos años, con una pipeta de “Front Line Tri-Act” en los meses que van de mayo a septiembre para repeler moscas y mosquitos.

La clínica veterinaria María J. Cabeza recomienda como manda la ESCCAP Europea una desparasitación mensual, garantizando de esta manera la máxima seguridad para toda vuestra “Familia”. Es decir la desparasitación de tu mascota debe realizarse todo el año pero con mayor atención durante los meses de más calor, épocas donde proliferan más enfermedades infecciosas y bacterianas.

http://mariacabeza.com/medicina-preventiva/