GLANDULAS ANALES EN MI MASCOTA

Los sacos anales son dos pequeñas cavidades que se localizan a ambos lados del ano de perros y gatos, estos sacos poseen unas glándulas que segregan un contenido con feromonas que facilita la comunicación entre sus congéneres.

Muchas mascotas presentan problemas en las glándulas anales en algún momento de su vida, y esto requerirá de una atención veterinaria.

¿Cuál es la causa de los problemas en las glándulas anales?

La causa principal es que las glándulas anales se llenen en exceso, se bloqueen o inflaman,  imposibilitando que nuestra mascota evacúe su contenido,  lo que producirá molestias a nuestra mascota, y esto puede derivar en un problema más grave.

Los motivos por los que se llenan en exceso estás glándulas, pueden ir desde problemas digestivos, exceso de heces blandas, infecciones, obesidad, malformaciones en la anatomía, hasta una combinación de varias de estas patologías.

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Qué síntomas puede tener mi mascota?

Los más comunes suelen ser:

* Tener que hacer grandes esfuerzos al defecar

* Lamido excesivo en la zona del ano.

* Que arrastren su parte posterior por el suelo.

* Que aumente de forma significativa el mal olor en la zona anal.

* Que se aprecie más inflamación y dolor en la zona.

* Inclusive podemos llegar a observar ulceracion o sangrado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Cuándo debo preocuparme?

Si observamos cualquiera de estos signos en nuestra mascota debemos acudir lo antes posible a nuestra clínica veterinaria, ya que de lo contrario, si no tratamos este problema, podría convertirse en algo más grave.

En la Clínica Veterinaria María J. Cabeza procederemos al vaciado de las glándulas anales de tu mascota,  y si hay signos de infección, te prescribiremos un tratamiento adecuado para su curación.

Desde la clínica te orientamos siempre a la prevención de estas patologías,  ya que siempre es mejor prevenir que curar.

www.mariacabeza.com