IMPORTANCIA DE LOS FACTORES AMBIENTALES EN NUESTRO PERRO

Las medidas sanitarias que debemos seguir con nuestros cachorros durante la lactancia consisten en mantener sus intestinos limpios de todo tipo de endoparásitos a la par de someterlos a un plan de vacunación riguroso, nunca permitiremos que se encuentren en espacios reducidos porque dicha situación no le va a permitir correr y saltar con plena libertad de manera que dificultaremos  su desarrollo normal, sobre todo de los aplomos y las extremidades.

La influencia del aire sobre nuestro perro:

Para que nuestro perro esté sano no le debemos privar nunca del aire natural, por lo que debemos  permitirle salir al exterior y que haga ejercicio, a la vez que debemos seguir una alimentación sana y equilibrada. Respecto al aire que respire el perro es evidente que cuanto más sano sea este, más sano estará nuestro perro. Lo más saludable para nuestro perro es el aire fresco, ya que el aire templado y húmedo, sobre todo si está contaminado no le viene bien (sucede al igual que con los seres humanos). La mejor calidad del aire para nuestro perro se produce cuando el aire es frío y seco (de 5 grados a 3 grados centígrados), ya que es más denso y contiene mayor cantidad de oxígeno en un espacio reducido, activa la circulación de la sangre, aumenta el apetito, disminuye la sed y además, facilita la energía muscular. Pero si el aire es más frío que eso, nuestro perro estará triste, débil y poco sensible. En este sentido, si hace demasiado frío, es preciso tomar algunas precauciones. Si tenemos a nuestro perro acostumbrado a espacios muy calientes debemos salir con un abrigo para que no se resfríe. Por otro lado, si el clima es demasiado caluroso, nuestro perro se fatigará, porque sufrirá una gran evaporación, de manera que jadeará continuamente de forma forzada, su apetito disminuirá, aumentará su sed, se le secarán los tejidos conjuntivos y, en general, se debilitan.  Los  cuidados son evidentes, como disponer al perro a la sombra, ponerle a su disposición agua fresca y renovada en todo momento, animarles con buenos alimentos (frutas de temporada)  y no estará de más realizar un corte de pelo.

La influencia de la luz sobre nuestro perro:

La luz ejerce una acción importante pues supone un componente energético para nuestro animal. Si falta, se deprime, pero si es demasiado fuerte irritará sus ojos y la vista se resentirá. Si la luz es poco intensa, pero continuada, menguará la sensibilidad del ojo provocándole poco a poco la parálisis de la retina. Evidentemente, si nuestro perro necesita descansar, es adecuada una luz débil.

Influencia del viento sobre nuestro perro:

Los vientos moderados con temperatura templada son saludables para nuestros  perros. Si son fríos, violentos o húmedos les molestará de manera que nuestro perro tratará de buscar cobijo, pudiendo verse afectados oídos, ojos, etc.

Como afecta la niebla al perro:

Al igual que en las personas, produce un enfriamiento del cuerpo y debilita el organismo por su humedad, pudiendo resfriarse nuestra mascota.

La lluvia:

Si hace calor les encantará que llueva pero hay que estar muy atentos que no llueva demasiado y si sucede buscar refugio y tratar de secar al perro lo antes posible porque si no el agua se evaporará y perjudicará la salud de nuestro amigo. Además dependiendo de las razas podemos tener serios problemas de piel, si no tomamos estas precauciones.

La nieve:

En principio no es perjudicial para ellos porque además les encanta jugar con ella. Lo que no les podemos permitir es ingerir grandes cantidades de nieve porque si no al final tendrán irritaciones gástricas muy importantes.

Por lo demás, en cuanto al clima, debemos tener especial cuidado con los perros de pelo corto en invierno, ya que al ser más sensibles al frío, es preferible que no salgan al aire libre demasiado tiempo. A nuestros perros de pelo largo les sucede lo mismo en las estaciones de mucho calor. Aparte de estos cuidados esenciales del perro frente al clima, es esencial que tenga una vida activa y en movimiento, porque de esta manera se activarán sus músculos y órganos digestivos, al igual que la circulación sanguínea. Es importante también para su fuerza e inteligencia. Pero el movimiento excesivo tampoco es saludable ya que el animal se fatigará demasiado y además se producirán daños en las articulaciones y resto de su esqueleto.

En último lugar el descanso también es un aspecto fundamental, al igual que sucede en los humanos. Es muy saludable que nuestro perro esté descansado pero si es excesivo, será perjudicial. Si no sacamos a pasear a nuestro perro, se volverá grande, torpe, y serán mucho más propensos a contraer enfermedades de la piel. Para cualquier duda al respecto no dudes en ponerte en contacto con nosotros  http://mariacabeza.com/especialidades-medicas/