Internet es un vehículo peligroso de difusión de la crueldad hacia los animales

Las, redes sociales y algunas  plataformas de intercambio de archivos, funcionan de altavoz (en muchos casos, de forma involuntaria) de quienes ejercen violencia contra perros y gatos.

Los violentos  utilizan Internet para darse publicidad o llamar la atención; y es necesario ponerlo en conocimiento de las autoridades cuanto antes, es decir, denunciar.

Con este fin, el Observatorio  de Justicia y Defensa Animal .ha creado una plataforma (Guardianes de la Red), cuya función es hacer llegar las denuncias anónimas de los ciudadanos a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Este equipo de profesionales sirve de intermediario para centenares de internautas que, tras topar con vídeos o fotografías violentas hacia perros y gatos, decidan denunciar.

El maltrato animal no solo es cruel e injustificado, sino que es delito en España. La Guardia Civil ha cursado un total de 10.300 denuncias en lo que va de 2012 (de enero a octubre; además, han recibido 12.300 notificaciones de maltrato animal.

Estos son los cinco pasos necesarios para denunciar y facilitar la captura, cuanto antes, de los crueles delincuentes.

Paso 1. Encontrar un vídeo de maltrato animal en Internet

Paso 2. No divulgar los vídeos o sitios web violentos. Una vez que se localiza el material violento, hay que actuar con sigilo y no levantar sospechas. “El maltratador que difunde los contenidos en Internet busca un reconocimiento: la provocación”,

Paso 3. Reunir pruebas: enlaces, fotografías, páginas web

Paso 4. Enviar la información a través del correo electrónico..El equipo de investigación del Observatorio de Defensa y Justicia Animal ha puesto a disposición de los ciudadanos e internautas una dirección de correo electrónico para hacer llegar las pruebas recabadas.

Es la siguiente: guardiandelared@justiciaydefensaanimal.es.

Lo positivo de este servicio público de protección de perros y gatos es que los ciudadanos pueden optar por conservar el anonimato y no dar sus nombres. La asociación, que cuenta con un equipo de abogados y juristas especializados en defensa animal, será quien gestione y firme las denuncias. Entonces un  grupo de expertos visualiza los vídeos y fotografías para analizarlos.

Paso 5. La denuncia llega a la policía. El trabajo de investigación del Observatorio permite, además, valorar la gravedad de las imágenes, así como decidir cuál es la mejor vía (y más rápida) para gestionar la denuncia por maltrato. “Una vez que recabamos la información y estudiamos los vídeos, se trata de decidir, por ejemplo, si hay que gestionarlo a través de las brigadas de delitos telemáticos de la Policía Nacional o de la Guardia Civil”, explica el portavoz de Observatorio.

Otra opción es que el internauta interponga una denuncia particular en la comisaría de la policía local de su ciudad, autoridad autonómica, Guardia Civil o Cuerpo Nacional de Policía Nacional -es posible hacerlo a través de Internet, el teléfono o en persona

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil también cuenta con una dirección de correo específica donde hacer llegar los casos de maltrato animal: dg-seprona-jefatura@guardiacivil.org

 

Consejos ante la violencia hacia animales en Internet

 

El maltrato animal es delito y está castigado por el Código Penal (en su artículo 337). Las penas van desde los tres meses al año de cárcel. También contempla que el maltratador de perros o gatos no pueda trabajar en ningún oficio relacionado con ellos, entre uno y tres años.

La violencia contra los animales en Internet nunca debe considerarse como algo normal, ni ignorarse. Recuerde que las redes sociales están al alcance de cualquiera, también de los niños.

Ante un vídeo o imagen de violencia hacia perros, gatos u otros animales, no hay que contestar con un mensaje de rechazo, ni compartir el contenido en la Red: solo se consigue dar mayor repercusión al delito.

Los mensajes de reprobación, además, pueden alertar al delincuente: en este caso no es extraño que, ante la presión, borre el contenido y entonces sea casi imposible que las autoridades le localicen y juzguen.

Denunciar el maltrato animal difundido en Internet es sencillo. Puede realizarse de forma anónima, con el respaldo de un equipo profesional de apoyo: basta con escribir un mensaje anónimo con los enlaces y contenidos a guardiandelared@justiciaydefensaanimal.es. El correo del Seprona de la Guardia Civil para los casos de maltrato animal es dg-seprona-jefatura@guardiacivil.org

El maltrato de animales desencadena graves problemas: la mitad de los jóvenes o adolescentes que ejercieron violencia contra perros y gatos en EE.UU. asesinaron a personas cuando se convirtieron en adultos, según una investigación del FBI