JUGAR CON NUESTRO AMIGO EL PERRO

¿Te has parado a pensar que sentirías si jugaras de nuevo en sociedad?

La verdad es que apenas conocemos personas que consideren el juego como la parte central de sus vidas. Sin embargo, con los ojos de un perro se ve de forma muy distinta.

Para nuestro perro jugar no es perder el tiempo, sino aprovecharlo al máximo adquiriendo nuevas habilidades y trucos, divirtiéndose y aprovechando, si se puede, el tiempo con nosotros. Con el juego nuestro perro aprende a medir sus fuerzas y  a explorar el medio ambiente. El juego le permite desarrollar una personalidad completa.

Jugamos con nuestro perro a fin de proporcionarle una educación básica, y sobretodo,   mantenerle en buena forma física con juegos de entrenamiento y de pensar. Pero sobretodo jugamos con él para hacerlo feliz hasta que nos da cuenta de que es un aporte de felicidad mutuo.

¡No siempre podemos jugar con nuestro perro! Está absolutamente prohibido en las siguientes situaciones:

-Después de cualquier operación. Los profesionales de nuestra clínica veterinaria determinarán cual será el periodo de reposo en cada caso concreto.

-Después de una castración se impone un reposo, mínimo hasta quitar los puntos y controlar la curación de la herida.

Juegos tranquilos  ¿Cuándo y para quién?

Ciertas razas tienden a padecer enfermedades que les limitan el juego.

-Razas enanas (Chihuahua, Yorkshire Terrier, Caniche enano): padecen, en general, malformaciones hereditarias en las articulaciones de rodillas y caderas, como, por ejemplo, propensión a la luxación de rótula.

-Braquicéfalos (Bulldog inglés, Carlino, Pequinés): sufren problemas respiratorios cuando el perro está excitado o bien si hace mucho calor.

-Razas con columna vertebral sensible (Basset Hound, Téckel, Pequinés, Caniche, Springer Spaniel): existe riesgo de prolapso de ligamentos. El ejercicio moderado les va bien pero sin excesos.

-Razas grandes (San Bernardo, Dogo Alemán, Pastor alemán, Bouvier de Berna): sufren displasia hereditaria de las articulaciones de las caderas y codos (desgaste de la cabeza del fémur y acetábulo).

-Perros viejos de todas las razas: Insuficiencia cardíaca crónica y, como consecuencia, edema pulmonar. Además tienen tendencia a sufrir lipotimias por excitación.

Al margen de la raza que tenga nuestro perro, puede que los huesos no le respondan como debieran. Esto es fácil de comprobar porque de ser así nuestro perro caminaría encorvado o bien mostraría cojera. En nuestra clínica veterinaria, y mediante radiografía, llegaríamos a este diagnóstico concreto. Los fenómenos más frecuentes son: malformaciones y patologías en codos, caderas y hombros. Es importante que nuestro perro no se mueva y mantenga reposo y cuando hagamos nuestros paseos diarios con él sean de  manera controlada mediante correa

Si la deformación de algún hueso fuese extrema, se deberá realizar una intervención quirúrgica.

 

Consejos adicionales:

-En verano, no debemos jugar con nuestro perro cuando haga mucho calor.

-En invierno, debemos extremar la precaución con la sal que echan los ayuntamientos para quitar la nieve, porque podemos provocar irritaciones en las almohadillas. Como medida preventiva, debemos aplicarle vaselina a las almohadillas plantares

-A los perros les gusta nadar. Pero tenemos que vigilar que no se hagan daño con cantos rodados o cristales en el fondo del agua y tras la natación debemos secarles bien con una toalla. Para los perros que hayan sufrido prolapso de ligamentos, la natación será todo un buen tratamiento.

-También debemos evitar dar paseos demasiado largos por suelos duros. Es mejor pasear sobre hierba blanda que además les encanta oler y jugar con ella.

-Le prohibiremos coger piedras porque se desgastará los dientes, además de que se las puede tragar.

-No debemos darle juguetes demasiado pequeños ya que se los puede tragar.

-Si nuestro perro jadea demasiado, no te obedece o no se quiere levantar, le dejaremos descansar y no lo forzaremos más.

-Si muestra cojera, acudiremos inmediatamente  a nuestro veterinario.

Lo esencial de jugar con nuestro perro es la diversión mutua.

En la Clínica Veteterinaria Maria J. Cabeza , encontrarás todo tipo de juguetes educativos para fomentar la comunicación y la empatía con tu perro. Estamos en el centro de León , ven a conocernos , estaremos encantados de atenderte.

www.mariacabeza.com