LA LLEGADA DE UN NUEVO MIEMBRO A LA FAMILIA

Hoy vamos a hablar hablar de un tema que a todas las personas que van a aumentar su familia y que tienen mascotas les preocupa en mayor o menor medida, pero que si desde el primer momento sabemos gestionarlo bien no nos va a suponer ningún inconveniente en nuestra familia. La llegada de un bebé es un momento emocionante del que todos los miembros de la familia disfrutan y participan, incluida en nuestra mascota. Para evitar que se produzca algún inconveniente deberíamos seguir unas pequeñas recomendaciones para que la llegada del bebé a casa sea un momento feliz y tranquilo del que todos disfrutemos.

Así, por ejemplo, antes de que nuestro bebé llegue al hogar, podemos establecer las siguientes pautas:

· Acostumbrar a nuestra mascota a sus nuevos horarios, haciéndole saber el tiempo que le podremos dedicar en el futuro próximo. De esta forma, no asociará los cambios a la llegada del bebé.

· Dejar que nuestra mascota entre en la habitación que ocupará el bebé, que la huela y qué se familiarice con las cosas que van a pertenecer al bebé. Es en este momento en que corregiremos a nuestra mascota cualquier comportamiento inapropiado para evitar hacerlo con posterioridad, cuando el bebe haya llegado, y que asocie estas indicaciones a un castigo.

· Una vez el bebé haya nacido pero aun no haya llegado al hogar, es muy recomendable hacer partícipe a nuestra mascota del olor del nuevo miembro de la familia. Para ello, llevaremos alguna prenda: mantita, peluche, etc. que haya estado en contacto con el bebé, intentando impregnar con el olor toda la casa y, por supuesto, acariciar, jugar y premiar a nuestra mascota con ese objeto. De esta forma asociará el olor del bebé a experiencias agradables.

Además, una vez el bebé llegue al domicilio, es importante que el primer contacto sea lo más relajado posible, incluyendo a los propios dueños. En ese momento debemos dejar que nuestra mascota investigue al bebe y no le castigaremos por ello. El contacto debe de ser lo más natural posible entre el bebé y la mascota, pero siempre bajo la supervisión de los padres.

Algo a tener en cuenta y evitar, en la medida de lo posible, son los celos. Con la llegada del bebé puede ocurrir que no prestemos la suficiente atención a nuestra mascota. ¿Como intentar evitar esto? Trataremos de prestar más atención a nuestra mascota cuando el bebé se encuentre delante actuando de forma inversa en la situación contraria.
Tampoco podemos olvidarnos de que al igual que educamos a nuestra mascota hay que educar a nuestro bebé, para que sepa diferenciarle de uno de sus juguetes al que sin querer pueda hacer daño. Enseñaremos al niño qué zonas conviene tocar con suavidad y qué fuerza ejercer en sus caricias.
Por último, son muchos los especialistas que aseguran que tener mascotas es muy beneficioso para la educación de un niño y nosotros como padres tenemos nuestra parte de responsabilidad para que la relación entre nuestro hijo y nuestra mascota sea lo más feliz y saludable posible.

Por eso, no nos debemos olvidar de revisar, vacunar y sobre todo desparasitar mensualmente a nuestra mascota. Desde la clínica veterinaria María J. Cabeza te recomendamos la más completa desparasitación con Nexgard Spectra y Broadline, para que tú, tu familia y tu mascota estéis protegidos.

Artículos relacionados:

http://mariacabeza.com/la-llegada-de-un-bebe-al-hogar-parte-i-meses-previos-al-nacimiento/2017/02/ 

http://mariacabeza.com/la-llegada-de-un-bebe-al-hogar-parte-ii-las-presentaciones/2017/02/

http://mariacabeza.com/la-llegada-de-un-bebe-al-hogar-parte-iii-los-primeros-meses-del-bebe/2017/02/

http://mariacabeza.com/la-llegada-de-un-bebe-al-hogar-parte-iv-la-educacion-base-de-una-buena-armonia/2017/02/