LA OBESIDAD EN LOS GATOS

Hoy en día se estima que la obesidad afecta a un 40% de los gatos domésticos. Este porcentaje es muy preocupante y vamos a intentar descubrir alguna de las causas que están provocando esto:

Principalmente podríamos decir que son la mala alimentación y el sedentarismo. Un exceso en el consumo de calorías y la falta de actividad están provocando que cada vez nuestros gatitos tengan exceso de peso e inclusive puedan tener obesidad. No obstante, también hay que tener en cuenta que este exceso de peso también puede ser causado por otros motivos, por eso siempre la mejor opción es acudir a nuestro veterinario para que nos realice un chequeo completo incluyendo análisis sanguíneos y control de tiroides, para descartar cualquier problema de salud.

Una vez descartadas estas causas y sabemos que el origen del problema es un consumo alto de calorías deberemos ajustar la dosis de la ingesta que deberá tomar nuestro gato siguiendo las pautas fijadas por nuestro veterinario en cuanto a la cantidad y al tipo de dieta que deberá tomar a partir de ahora. Si llegado el momento de la revisión (que nos ha fijado nuestro veterinario) desde que empezamos a darle la nueva dieta y observamos que nuestro gatito no ha bajado de peso, es muy probable que el veterinario tenga que ajustar un poco más la ingesta calórica diaria, pero sí que en este momento nos tenemos que plantear que es necesario incluir pequeños cambios de hábitos en la vida cotidiana de nuestro gato, como por ejemplo esconder pequeñas cantidades de comida en diversos sitios de la casa (le obligará a recorrer toda la casa), utilizar diversos artilugios y juguetes en los que se coloca comida en su interior y el gato tiene que trabajar físicamente para obtenerla.

 

 

 

 

 

 

 

Ayudará también a que nuestra mascota baje de peso el que tengamos un ambiente estimulante en nuestro hogar dejando a su disposición rascadores de varias alturas de los que pueda subir y bajar, juguetes que le estimulen a la búsqueda, acecho y captura de una presa simulando que se encontrase en libertad. Por último, no nos debemos olvidar que nosotros, como propietarios, tenemos la responsabilidad del cuidado de nuestra mascota, no sólo procurándole comida y bebida sino también interactuando con él cuando lleguemos a casa, juegos que ayudarán a que nuestro gato está más activo, evitando que aparezca un estrés crónico, muchas veces relacionado con la obesidad.

Nuestras mascotas son un miembro más de la familia y entendemos la importancia de su bienestar. Desde la Clínica veterinaria María J. Cabeza trabajamos la Medicina Preventiva, para procurarles una mayor longevidad y una mayor calidad de vida. Su tiempo de vida es mucho más breve que el nuestro, de ahí la importancia de la prevención y la educación desde muy temprana edad.

http://mariacabeza.com/medicina-preventiva/