LOS VIAJES EN COCHE PARA NUESTROS PERROS

A nuestros perros les encanta viajar en coche, porque les resulta algo extremadamente divertido. Si una ventanilla del coche está abierta, entrarán a través de ella sinfines de olores y para ellos los olores son su mundo. Sin embargo, muchos perros se marean en los viajes, de manera que babean o vomitan, además de quedar totalmente desorientados. Para estos casos, lo primero es darles una medicación (sin efectos secundarios) que te prescribiremos en la clínica veterinaria.

Si hemos acostumbrado a nuestro perro desde pequeño, se reducirán mucho las probabilidades de que se maree de adulto, pero aun así a veces sucederá debido a la sobre estimulación que sufren en el oído interno durante los viajes.

Además debemos retirar el bol de comida 4 horas antes de efectuar el viaje y restringirles el acceso a la comida al menos 2 horas después. Además, evitaremos alterar al perro antes de salir de viaje porque ese estado de hiper activación favorece que aparezca  el mareo.

Como bien dice la ley, nuestro perro debe ir detrás y adecuadamente atado, para evitar que se lance sobre el conductor y así provocar un accidente involuntario. Además, debemos adquirir una red para separar físicamente a nuestro perro de la parte delantera y así evitaremos cualquier opción de accidente. Por otro lado, aunque les encante, no debemos dejar que el perro asome la cabeza por la ventanilla porque le provocará otitis. Además, no debemos jamás dejar aparcado el coche al sol con las ventanillas cerradas y el perro dentro, porque sería causa de muerte con mucha probabilidad.

Por último, si salimos del coche con las ventanillas abiertas,  dejando a nuestro perro dentro solo,  no le dejaremos atado porque intentará seguirnos y podría ahorcarse con su cinturón de seguridad.

¿Cómo debemos de conducir? ¿Cómo debemos realizar el viaje?

De forma suave, sin acelerones bruscos, a velocidades legales y recomendadas. Es decir, una conducción suave y tranquila como debiera ser siempre. Además si hace calor procuraremos abrir un poco una ventanilla para que el ambiente interior del coche se refresque, para evitar el malestar de nuestro perro y de quien viaje con nosotros. Para ello, también aconsejamos evitar olores fuertes tales como  tabaco o ambientadores, y realizaremos paradas cada 45 minutos para que nuestro perro pasee y beba un poco de agua fresca.