POLIPOS INFLAMATORIOS EN PERROS Y GATOS

Los pólipos son masas pedunculadas que crecen y que se originan en la mucosa como resultado de una inflamación crónica o irritación local de los tejidos. Se pueden encontrar pólipos en nasofaringe, en el canal auricular y en cavidad timpánica y los síntomas que va a presentar nuestra mascota van a depender en gran medida de esta localización.

Podemos tener ronquidos, ruidos nasales, dificultad al respirar o deglutir, secreciones nasales estornudos, toses y secundariamente se pueden generar también otitis externas o medias.

Para llegar a un diagnóstico y partiendo de estos síntomas, realizaremos una exploración cuidadosa de la nasofaringe y el canal auditivo del paciente bajo sedación. Nos apoyaremos en la radiología y la rinoscopia y si es necesario la técnica del TAC o RMN posee una alta precisión diagnóstica, en especial en cavidad nasal, donde las estructuras óseas dificultan la evaluación de los tejidos presentes en el interior de dicha cavidad.

El diagnóstico no siempre es fácil, aunque la RMN o el TAC nos permiten en este caso llevarlo a cabo de forma más sencilla y rápida, pues nos aporta una imagen global de todas las estructuras de la zona afectada y regiones limítrofes, afectación de bullas timpánicas, ganglios linfáticos regionales, etc.

Una vez diagnosticado y localizado el pólipo inflamatorio, el tratamiento es siempre quirúrgico y va desde la aplicación de tracción y excisión de la masa polipoide para aquellos localizados en la naso-faringe o resección lateral para los situados en el canal auditivo externo.

Cuando los pólipos están localizados en oído medio es necesario realizar una osteotomía ventral de la bulla timpánica y ablación total del canal auricular o una osteotomía lateral de bulla timpánica según la localización de dicho pólipo.

 

 

 

 

 

 

Vamos a presentar dos casos referidos con otitis recurrentes y hallazgo de pólipos inflamatorios cuyo tratamiento mediante cirugía fue resolutiva en ambos casos:

En el primer caso tenemos a Charlie, un carlino de 9 años de edad con apatía y otitis recurrente  que no respondía  a tratamiento. Después de una exploración mediante otoscopio y bajo sedación previa del paciente se observó una masa de color blanquecino con un pedículo que se originaba detrás de la membrana timpánica del conducto auditivo derecho. Traccionando y rotando mediante pinza de endoscopia el pólipo se cortó lo más cerca posible de la base. Transcurridos unos minutos sin observarse ninguna hemorragia del pedículo, se dió por finalizada la intervención y se permitió despertar al paciente.

En el examen de anatomía patológica resultó ser un tejido con un patrón crónico inflamatorio con proliferación de tejido conectivo dérmico y sin evidencias de actividad neoformativa, siendo compatible el diagnóstico con el de pólipo inflamatorio. Se instaura tratamiento para regeneración de membrana timpánica y en escasas dos semanas se resuelve la otitis que mantenía tan incomodo al pobre animalito.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el segundo caso se presenta Yeiko un bulldog francés con un problema de otitis crónica unilateral  e inclinación de la cabeza hacia el mismo lado que la otitis.  El examen clínico del oído afectado reveló una otitis externa con secreción purulenta y una masa de color blanquecino en el canal horizontal del canal auricular. Se le diagnostica una otitis de oído medio, que es necesario valorar mediante RNM, para ver el alcance real de los daños. Se detectó afectación de una de las bullas timpánicas y la presencia de masa compatible con pólipo a nivel de oído medio.

Debido a que el origen del pólipo está en oído medio, el paciente fue sometido a un ablación total del canal auditivo para poder extraer el pólipo y al mismo tiempo se realiza una osteotomía ventral de la  bulla timpánica para su limpieza.

Se procede a extraer el pólipo y los restos de la base del mismo, así como con sumo cuidado el epitelio inflamatorio que recubría el interior de la bulla timpánica con una cureta. La bulla timpánica fue lavada con suero fisiológico y a continuación se procede al cierre de la herida quirúrgica aproximando los tejidos subcutáneos. Los puntos se retiraron a los 9 días de la operación y la evolución fue muy favorable.

El estudio anatomopatológico demostró que se trataba de tejido conjuntivo hiperplásico rodeado por un epitelio escamoso, compatible con pólipo inflamatorio. Al mismo tiempo se hace cultivo y antibiograma de hisopos de bulla timpánica y se prescribe tratamiento. Transcurridos 7 meses de la intervención no se observó ninguna complicación y la cirugía había sido totalmente resolutiva.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De forma habitual se presentan en consulta gatitos jóvenes con síntomas crónicos de vías respiratorias altas y con dificultad respiratoria por la presencia pólipos nasofaríngeos. Para diagnosticar la existencia de estas masas nasofaríngeas utilizamos la endoscopia, la radiología, TAC, examen oral (con o sin espejos dentales) y palpación del paladar blando.

Nuestra experiencia con felinos nos permite después de una adecuada sedación o mediante anestesia general y mediante una retracción del paladar blando o la proyección radiográfica lateral del cráneo, el diagnóstico sin necesidad de recurrir a otros medios más sofisticados. Aunque sí es cierto que con el TAC o la RNM el diagnóstico es más preciso, rápido y nos permite valorar todas las estructuras adyacentes, incluidas las bullas timpánicas que muy frecuentemente están afectadas tanto en otitis medias como en estos casos de existencia de pólipos inflamatorios. Una vez eliminado el pólipo, el pronóstico es bueno.

Por supuesto, en la clínica veterinaria María J.Cabeza toda masa que se resecciona se envía a su estudio por un anatomopatólogo experto para confirmar que realmente es un pólipo inflamatorio y no otro tipo de patología o neoplasia que debamos descartar.

Si tu perro o gato tiene otitis recurrentes no descartes la posibilidad de un pólipo inflamatorio, asimismo si tu perro o gato lleva tiempo con problemas respiratorios crónicos pídenos consejo y te asesoraremos. Siempre se puede conseguir que tu mejor amigo gane en calidad de vida y te estará eternamente agradecido.

http://mariacabeza.com/medicina-interna/