¿TIENEN SENTIMIENTOS NUESTROS AMIGOS LOS PERROS?

¿A veces creemos que nuestro perro entiende lo que pensamos sin decirle nada? ¿Has notado que es capaz de conectar contigo como una persona más?

Desde luego, la respuesta de quienes convivimos con perros es afirmativa,  y es que existen múltiples causas  y pruebas que explican esta comunicación tan increíble. Esto, ha llevado a estudiar en estos animales lo que denominamos “empatía”.

Numerosos estudios documentan la sensibilidad de los perros a las acciones humanas. Nosotros mismos hemos comprobado como son especialmente eficaces localizando comida escondida o cuando señalamos o miramos hacia ella. Así lo demuestra también el estudio de Gaácsi (2004), en el que los perros ante una mujer atenta, y otra distraída optaban por pedir comida a  la mujer atenta. ¡Desde luego que estos caninos son más listos de lo que muchos pensábamos!

La facultad de nuestros pequeños no se reduce únicamente a esto,  ¡su capacidad de sentir emociones es increíblemente similar a la humana! De este modo, el sufrimiento, el miedo  o la ansiedad son algunos de los estados que podemos notar en nuestros perritos. Recuerda que si notamos a nuestro perro asustado  o especialmente inquieto, ¡él también necesita la atención que demandamos nosotros ante estas situaciones!

Todo ello lleva a plantearnos la posibilidad de que no solo experimenten emociones, sino que también comprendan las nuestras.  Tras el estudio de la Goldmiths University of London, esta capacidad parece haber quedado demostrada.

En el estudio se presentaban a personas llorando, emitiendo un zumbido extraño o conversando, y se esperaba la reacción de los caninos ante ellas. Pues bien, los resultados fueron sorprendentes, ya que la mayoría de los perros decidieron aproximarse e intercambiar conductas afectivas con la persona que expresaba tristeza. ¿No es esto sino una prueba incuestionable de la empatía de nuestros animales?

Desde luego, la experiencia con los humanos desde la antigüedad, y el hecho de compartir estructuras genéticas con estos animales, los ha convertido en mucho más que mascotas: les confiamos nuestros secretos, reímos y lloramos con ellos, forman parte de nuestras vidas y se han ganado un hueco en nuestros corazones.

 

No dudéis de que son capaces de comprender nuestras sonrisas y lágrimas, de empatizar y entendernos…y por ello, nosotros también debemos devolverles el cariño que se merecen.