ULCERAS HERPETICAS EN FELINOS

Como hemos comentado otras veces, sabemos que una úlcera en la cornea es una urgencia veterinaria y debemos acudir con nuestro animal lo antes posible a la clínica veterinaria. Existen muchas causas por las que se pueden producir úlceras corneales, bien por un traumatismo, infecciones, por problemas en los párpados, pelos, sequedad ocular, etc.

En todas ellas debemos como veterinarios crear las condiciones ideales para una buena cicatrización de esta úlcera o daño ocular. Dependiendo de la causa de la lesión los tratamientos son muy diferentes  y para cada úlcera tendremos una solución que puede necesitar o no de cirugía.

Lo más importante en este caso es conseguir la mínima cicatriz con una estructura corneal perfecta, para salvar el ojo de nuestro animal sin comprometer su visión.

En el caso que nos ocupa y puesto que estamos ante úlceras de tipo infeccioso por herpesvirus felino, lo primero es la prevención vacunal  y en el manejo de poblaciones de gatos debemos ser muy cuidadosos con la limpieza y profilaxis para evitar el contagio. Por eso siempre insistimos en la gran importancia de las revisiones vacunales anuales para prevenir y detectar a tiempo cualquier tipo de problema en nuestras mascotas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Actualmente existen tratamientos orales, pomadas y colirios que nos permiten luchar contra el virus y evitar su replicación. Al mismo tiempo se pueden pautar antibióticos y antiinflamatorios para evitar contaminación o irritaciones asociadas al problema.

Debemos tener en cuenta que una úlcera ocular normal puede cicatrizar en 10 días, pero en muchas ocasiones no es algo tan sencillo y debemos hacer un seguimiento muy  estricto de la evolución de la lesión, pues esta puede progresar y convertirse en una úlcera mucho más complicada. En este caso hay que  buscar la causa y luego plantear el tratamiento médico adecuado, en base a cultivos o citologías de control y ajustando la frecuencia y dosis de la medicación.

En muchos casos también habrá que plantearse  la necesidad de una ayuda quirúrgica para resolver una cicatrización defectuosa y plantear al propietario esta otra posibilidad médica, bien sea mediante un desbridado, colgajos conjuntivales, lentillas, membranas, etc.

 

 

 

 

 

En la clínica veterinaria María J.Cabeza informamos y educamos a los propietarios de mascotas con este tipo de problemas, pues el herpes felino como casi todos los virus felinos, son muy complejos en su tratamiento. Pueden permanecer latentes sin dar sintomatología y reaparecer con una bajada de defensas o simplemente por una situación de estrés.

Por eso insistimos en una buena medicina preventiva;  con una buena alimentación, una buena protección antiparasitaria y un estado vacunal adecuados al entorno de tu mascota; garantizando así un estado de salud correcto para todos los miembros de la familia.

http://mariacabeza.com/la-clinica/filosofia-de-la-clinica/