VERANO AL SOL Y MASCOTAS

A  lo largo de este artículo vamos a intentar prepararnos para disfrutar sin riesgos y sin problemas con nuestras mascotas este verano.

El temido golpe de calor:

Éste es uno de los problemas más frecuentes en la época estival. Intentaremos explicar en qué consiste y cómo prevenirlo.

Los perros, al igual que las personas, son sensibles a la deshidratación y al calor extremo y prolongado; esta combinación de elementos provoca “un golpe de calor”. Sin embargo, ellos tienen una dificultad añadida a la hora de  regular su temperatura corporal: carecen de la capacidad que tenemos las personas  para transpirar; no poseen  glándulas sudoríparas que eliminen el calor a través del sudor; y sólo lo pueden hacerlo a través de la respiración y el jadeo. Hay que tener especial cuidado, por tanto, cuando las temperaturas son muy altas  durante el verano.

Cómo actuar cuando el perro sufre un golpe de calor:

Un perro puede sobrevivir a la falta de alimentos, pero si pierde más del 12% del agua de su cuerpo, es posible que muera.La rapidez es fundamental para salvar su vida; su temperatura puede llegar a los 43ºC ,y hay que bajar cuanto antes el calor corporal, y para ello, debemos  colocarle en un lugar fresco y ventilado , mojarle con agua fría y ponerle hielo a través de un paño fino  sobre la cabeza, abdomen y extremidades ; nunca directamente, pues podemos correr el riesgo de provocar quemaduras por congelación en un contacto prolongado. Por supuesto ofrecerle agua para que beba, poco a poco.

Para evitar las consecuencias indeseables del exceso de calor en nuestras mascotas, conviene:

No salir a hacer ejercicio o a pasear con el perro durante las horas de más calor del día; procurar que el perro tenga siempre agua limpia y fresca a su disposición siempre ;si  nota que el perro jadea en exceso,deberá refrescar su cuerpo y la cabeza con un paño húmedo o un pulverizador de agua. El aire acondicionado también es adecuado y de ayuda en estos casos ,si bien  nunca debemos orientarlo directamente a su nariz , pues podemos provocarle un resfriado innecesario. Y por supuesto no dejar al perro solo dentro del coche en verano, ni siquiera a la sombra durante mucho tiempo, y cuando hubiera de hacerlo, dejar la ventanilla entreabierta.

Golpes de calor en el coche :

La mayoría de los golpes de calor en perros ocurren dentro de  los coches cuando pasan demasiado tiempo expuestos al sol y al calor. El vehículo puede alcanzar temperaturas que superen los 50ºC , y en estas circunstancias el perro sufrirá una subida de temperatura corporal que hará peligrar su vida como comentamos al principio, de entre 42ºC y 43ºC, entrando  en una fase crítica difícil de superar. Los signos  que nos pueden alertar de esa temperatura corporal de riesgo son:  mareos, una sensación subjetiva de  que el perro está enfermo, respira con dificultad, jadeos , dificultad para  caminar, pérdida del equilibrio, taquicardia, mucosas congestionadas, vómitos, diarreas y, en algunas ocasiones, shock o pérdida del conocimiento.Una vez que el perro entra en esta peligrosa fase, hay que actuar con rapidez porque si esperamos a llegar al veterinario puede ser tarde. Hay que intentar estabilizarle como hemos explicado  antes de acudir a la consulta.

Los perros que  sufren más el riesgo ante las altas temperaturas son : los cachorros , los perros geriátricos, y los obesos y los de raza chata como el bulldog francés o el bóxer.

 Mascotas y el sol:

El sol tiene innumerables beneficios para nuestras mascotas: influye en las mudas de su pelaje, en sus estados de ánimo, en la síntesis de vitamina D, en sus huesos etc., pero cuando llega el verano debemos tener en cuenta los daños que los rayos ultravioleta pueden ocasionarles. Los perros con  la piel más blanca o con menor densidad de pelo, están mucho más expuestos a las quemaduras solares. Incluso aquellas zonas  mas expuestas ,como las orejas, sobre todo  en perros más ancianos son especialmente sensibles.

Detectaremos un riesgo de este tipo cuando la piel se enrojece, aparecen pequeñas ampollas, hay pérdida de pelo, e incluso se ulcera; pudiendo ocasionar graves problemas dermatológicos que requerirán  llevar a  nuestra mascota urgentemente al veterinario .

Como prevenir este  problema: actualmente nosotros en la clínica prescribimos cremas solares de alta protección especificas para perros y gatos, que nos permitirán una exposición solar de nuestra mascota sin riesgos . Además  la ropita de verano, polos y camisetas de algodón de los que disponemos, servirán de protección a aquellos animales con la piel más sensible, y sobre todo a los animales de pequeño tamaño que son también los de mayor riesgo, por  su escaso peso y masa corporal. Y por supuesto, se debe procurar que en las horas de máxima intensidad lumínica, nuestra mascota esté resguardada.

Cómo y dónde viajar con nuestras mascotas

Afortunadamente si buscamos un poco, comprobaremos  que podemos irnos de vacaciones con nuestras mascotas a casi cualquier sitio.

Es importante en primer lugar, elegir el medio de transporte y conocer la normativa al respecto. Así por ejemplo si viajamos en coche debemos llevar a nuestra mascota sujeta con un cinturón de seguridad específico para ellos  destinado a tal fin ; si lo hacemos en transporte público deberá viajar en un transportín rígido adaptado al tamaño de nuestra mascota; y si lo hace en avión en uno de características algo más especiales y homologado.

Una vez que hemos decidido “el cómo” nos queda decidir “dónde” podemos viajar. Hay muchas opciones playa, montaña, camping, hotel…

Aquí les dejamos una serie de enlaces que esperamos les sean útiles a la hora de irse de vacaciones; porque ellos también se merecen disfrutar!

http://mascoteros.es/playas-mascoteras-en-espana

http://www.campingsalon.com/dir/camping-admite-mascotas/

http://www.seadmitenmascotas.com/hoteles-en-Espana-hp18.htm

El equipo de la Clínica Veterinaria María J. Cabeza, les desea feliz verano .