Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

CALICIVIRUS FELINO

Por desgracia hoy en día nos estamos viendo obligados a hablar constantemente de virus, en concreto del coronavirus que está afectando la especie humana el que hemos denominado COVID 19.

¿Sabías que que nuestros gatos también sufren de un tipo de virus similar y que los síntomas que muestran los gatitos son muy parecidos a los síntomas que provoca el COVID 19?

El calicivirus es una enfermedad muy común entre los felinos, sumamente contagiosa y que puede llegar a ser muy grave si no es detectada a tiempo.

Por todo ello si observas en algún momento que tu gatito no está bien, por favor no lo automediques, acude a nuestra consulta veterinaria, somos especialistas en diagnóstico precoz y ayudaremos a tu mascota con un tratamiento adecuado.

¿Que es el calicivirus felino?

El calicivirus felino es un virus que pertenece a la familia de los caliciviridae, del género Vesivirus.

Este virus cuando coloniza el organismo de un felino lo que provoca es un tipo de gripe felina qué afecta sobre todo a las vías respiratorias altas y normalmente suele provocar rinitis y sinusitis.

Es una enfermedad altamente contagiosa, que por lo general suele afectar a grandes colonias de gatos a causa de la facilidad con la que se transmite este virus.

Cabe reseñar que no solo afecta a gatos en libertad sino también puede aparecer en gatos caseros.

Su alta tasa de contagio radica sobre todo en un dato, y es que, está cepa infecciosa muta con facilidad, es decir, una misma cepa va cambiando para adaptarse al nuevo entorno en el que se encuentra para poder sobrevivir, con lo cual, el virus desarrolla pequeños cambios.

Estos cambios dan lugar a multitud de cepas distintas de calicivirus felino, por este motivo es tan difícil identificar, prevenir y desarrollar vacunas frente a él.

Como profesionales te aconsejamos vacunar a tu gato frente al calicivirus, ya que el hecho de estar vacunado reduce considerablemente las probabilidades de contraer la enfermedad, aunque si bien es cierto, que no asegura al 100% el no contraerla.

Un gato indoor (que vive dentro de casa) tiene menos contagio que un gato que vive en libertad, pero aún así, si tu gato indoor tiene acceso al exterior en algún momento de su vida puede contraer este virus y por supuesto contagiarselo a cualquier otro gato que viviese en ese hogar.

Además se puede dar la situación de que tu gato indoor contraiga el virus de forma crónica y conviva para el resto de su vida con él o también se convierta en lo que llamamos hospedador, que él no presente ningún síntoma de la enfermedad  pero sí que pueda contagiar a otros gatos.

El contagio se produce por contacto directo con felinos infectados, bien sean sintomáticos o asintomáticos.

El medio en el que vive el virus es en los fluidos corporales del gato y sus heces, así que, si nuestro gato entra en contacto con objetos o espacios que utiliza un gato infectado desgraciadamente será contagiado por el virus, ya que además cabe destacar que la supervivencia del virus fuera del cuerpo del gato es muy alta, pudiendo llegar a sobrevivir en superficies hasta 28 días.

Los grupos de mayor riesgo son los gatos de corta edad, los que viven en la calle, los gatos geriátricos y los inmunodeprimidos.

Sintomatología y zoonosis del calicivirus felino

No existe zoonosis de las cepas qué se conocen de calicivirus felino en humanos ni en perros hasta el momento.

Los síntomas que provoca este virus al entrar en contacto con un felino son: estornudos, mucosidad, conjuntivitis, úlceras en el paladar, úlceras en la mucosa nasal y bucal.

En los estados más graves de la enfermedad se puede llegar a desarrollar neumonía, fiebre y en algunos casos artritis.

Normalmente un gato que ha contraído el virus suelen incubarlo en torno a 2-10 días hasta que aparece algún síntoma.

Los primeros síntomas en aparecer son las úlceras bucales que no les permite comer a causa del dolor. La conjuntivitis suele provocarles úlceras corneales, que si no son tratadas pueden llegar a ser muy graves llegando a perder la visión del ojo o producirse la perforación del mismo.

El ciclo de vida del virus en el organismo del gato suele ser de 4 semanas como máximo, por suerte en torno al 70-75% de los gatos suelen superarlo y dejan de contagiar el virus a los 75 días de haberse recuperado, otros, el 20% a pesar de superar la enfermedad serán portadores del virus para el resto de su vida.

Diagnóstico y tratamiento del calicivirus felino

Para diagnosticar a un gatito de calicivirus nos debemos fijar sobre todo en los síntomas (anteriormente descritos) que puede presentar.

No obstante, para un diagnóstico más fiable tomaremos muestras de tejidos afectados por el virus que pondremos a cultivar, estás muestras pueden ser por ejemplo de la mucosa bucal o de la orofaríngea.

El tratamiento que podemos ofrecer a nuestro gato es sobretodo orientado a aliviar y evitar que los síntomas se agraven.

Normalmente se suelen administrar antibióticos para posibles infecciones, medicamentos que le faciliten respirar mejor y analgesicos qué le ayuden a controlar el dolor, ya que, un gato que sufre de dolor es un gato que no comerá, con lo cual su recuperación será más lenta y difícil.

No solo la ingesta de comida es importante, también la hidratación es vital para poder superar la enfermedad lo antes posible. Si tu gato no come o no bebe la suficiente, nosotros como profesionales veterinarios administraremos un tratamiento de fluidoterapia o alimentación por sonda, que será necesario en este caso, hasta que vuelva a comer por si mismo.

Durante el periodo de desarrollo de la enfermedad como hemos dicho es muy probable que el gato sufra de secreción mucosa y lagrimeo, por ello, deberemos realizar limpiezas constantes en ojos y nariz y aplicar un tratamiento con productos específicos recetados para ello con el fin de prevenir infecciones.

Mantendremos al gatito limpio, seco, cálido,  alimentado e hidratado durante todo el proceso, ello será de vital importancia para su recuperación.

Prevención para evitar el calicivirus en gatos

En esta, como en todas las enfermedades contagiosas el mejor remedio es una buena prevención, por ello, si eres dueño de un gato te aconsejamos seguir la pauta vacunal prescrita por tu veterinario para prevenir cualquier contagio.

Si además rescatas un gato callejero asegúrate de tenerlo aislado de tus otros animales (en el caso de que los tengas) hasta que puedas confirmar que el nuevo gatito está libre del virus.

Si nos encontramos con que esta enfermedad se nos da en un refugio para gatos dónde hay gatos enfermos y gatos sanos será obligatorio separar unos de los otros para evitar la propagación.

Deberemos tener unas estrictas medidas de higiene y protocolos a la hora de atender a los gatos enfermos, así,  por ejemplo, los gatos infectados deben estar en una zona aislada del resto, esta zona debe ser cálida, con buena ventilación, sin humedad y será limpiada con productos desinfectantes con frecuencia.

Esperamos que este artículo te haya servido para conocer más profundamente una de las enfermedades que pueden afectar a tu gato, de esta forma podrás realizar con nuestra ayuda una correcta vacunación y además que ante cualquier síntoma puedas proceder lo antes posible acudiendo a nuestra clínica veterinaria en León donde te ayudaremos a tratar de la mejor forma posible la enfermedad que pueda padecer tu gatito.

Dra. María J.Cabeza

Dra. María J.Cabeza

Directora de la Clínica Veterinaria en León María J. Cabeza.
Veterinaria Colegiada: 1397

5/5 (9 Reviews)

Otras entradas que te pueden Interesar

GATOS CON PEDIGREE PARTE II

GATOS CON PEDIGREE PARTE II

GATOS CON PEDIGREE. PARTE II Esta es la parte II de Gatos con Pedigree. Si deseas ir a la parte I, pulsa

GATOS CON PEDIGREE PARTE I

GATOS CON PEDIGREE PARTE I

GATOS CON PEDIGREE. PARTE I Esta el la parte 1 de Gatos con Pedigree. Si deseas ir a la segunda parte pulsa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba