Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

MINERALES IMPRESCINDIBLES PARA LA VIDA DE NUESTRAS MASCOTAS

Introducción a los minerales en nuestras mascotas

Los minerales son un grupo de sustancias que se necesitan en poca cantidad, pero que son indispensables para el buen funcionamiento y el correcto desarrollo del organismo de nuestras mascotas. Los minerales realizan muchas y diferentes funciones las cuales veremos en el siguiente post de la clínica veterinaria.

Con los minerales al igual que con las vitaminas, la cantidad que se ingiere puede resultar un problema tanto por exceso como por defecto, por ello, nuestro veterinario será la única persona capacitada para recomendar la utilización de suplementos de vitaminas y minerales y para realizar el seguimiento para comprobar que las dosis pautadas son las correctas.

Existen dos tipos de minerales en el organismo de nuestras mascotas:

  1. Macrominerales

Son aquellos que se necesitan en mayor cantidad que los elementos traza, dentro de los macrominerales están: el calcio, fósforo, magnesio, azufre, sodio, cloro y potasio.

  1. Elementos traza u oligoementos

Son aquellos que se necesitan en una menor cantidad en el organismo. Principalmente son: hierro, cobre, cinc, yodo, selenio y cobalto.

Macrominerales

CALCIO

El mayor porcentaje de calcio en un perro o gato se encuentra en sus huesos y en sus dientes. A parte de contribuir a que estos sean fuertes, resistentes y a mantenerlos sanos, el calcio desempeña otras funciones vitales como son:

-Ayuda en el proceso de coagulación de la sangre

-Interviene en la transmisión de los impulsos nerviosos

-Estimula la producción hormonal

-Participa en la absorción de la vitamina B12.

El calcio es muy importante en las primeras etapas del desarrollo de un cachorro, su carencia puede provocar que el cachorro crezca con huesos débiles. Por el contrario si hay un exceso de calcio puede provocar un desarrollo anormal del cachorro.

Si por el contrario la carencia de calcio se produce en la tapa adulta del animal, puede provocarle apatía y fatiga, inclusive puede afectarle al sistema cardíaco provocándole taquicardias o arritmias.

Un síntoma que podemos observar fácilmente de la pérdida de calcio en nuestra mascota, es que su orina toma un color verdoso.

Los vómitos, la falta de apetito y fiebre son otros síntomas que nuestra mascota tiene cuando hay un déficit de calcio.

Las principales fuentes de obtención de calcio son: huesos de otros animales, lácteos, carnes y aves.

FÓSFORO

El fósforo junto con el calcio son los principales macrominerales que entran en juego en la formación de los huesos y de los dientes de nuestras mascotas, por ello, las cantidades de unos y otros deben estar en equilibrio.

El fósforo también juega un papel muy importante en: la coagulación de la sangre, en el proceso que realizan las células de almacenar y transportar energía y en la formación de las moléculas de ADN y ARN.

Una carencia de fósforo nuestras mascotas puede provocar problemas esqueléticos en los adultos o problemas de crecimiento en los cachorros.

Por el contrario, un exceso de fósforo también puede provocar daños al organismo de nuestra mascota, por ejemplo, en el caso de los gatos un exceso de este macromineral puede ser un factor que incentive el riesgo de padecer urolitiasis por estruvita debido al factor alcalinizante sobre el pH de la orina.

Por lo general nuestras mascotas no suelen padecer de déficit de fósforo. Las principales fuentes de obtención de este mineral son: carne rica en fósforo, pescado y vísceras.

MAGNESIO

El magnesio se encuentra en el organismo de nuestra mascota en sus huesos, aunque en menor medida que el calcio y el fósforo.

La principal función del magnesio es proporcionar estructura al esqueleto, producir energía a nivel celular, controlar el buen funcionamiento del sistema nervioso y participar en las transmisiones neuromusculares.

Por lo general las mascotas no suelen carecer de este mineral, es raro en animales sanos pero si se puede dar en pacientes críticos.

El exceso de magnesio en nuestras mascotas puede darse por un fallo renal o porque existen desórdenes endocrinos. Los principales síntomas clínicos que provoca este exceso son problemas cardiovasculares y neuromusculares.

Las principales fuentes de magnesio son: cereales, legumbres y lácteos.

AZUFRE

El azufre principalmente interviene en la formación y el mantenimiento del pelo y de las uñas de nuestros perros y gatos.

El azufre forma parte de los aminoácidos en el organismo de nuestras mascotas.

Sus principales funciones son la participación en la creación de tejidos, protección del organismo contra sustancias externas dañinas y el mantenimiento de un buen estado de su pelo.

Rara vez hay un exceso de este mineral en el organismo de nuestra mascota, pero una carencia de azufre puede provocar numerosos problemas como pueden ser anorexia y debilidad.

Las principales fuentes de obtención son la carne, pescados, lácteos y huevos.

POTASIO

El potasio es un mineral necesario para nuestras mascotas.

Su papel en el organismo es muy importante ya que participa en el metabolismo de las proteínas, ajusta el contenido del agua en los tejidos, el equilibrio ácido en la sangre, interviene la transmisión de los impulsos nerviosos y en el metabolismo muscular.

El potasio es de vital importancia en el funcionamiento del corazón, de hecho, muchas patologías cardíacas y del riñón requieren dietas específicas en las que se aumente o disminuya su consumo.

Cuando se da la situación en la que la concentración de potasio en sangre es muy elevada puede provocar un aumento de la acidez de nuestra sangre lo que puede alterar a su vez el funcionamiento del corazón.

Por el contrario, cuando la situación que se nos da es una carencia de este mineral en el organismo, suele darse en gatos, lo que puede provocar  es una pérdida de apetito, debilidad y desórdenes nerviosos. En los gatos esto se produce porque hay un fallo renal crónico.

El potasio estará en equilibrio en función de la cantidad de sodio y magnesio que exista en el organismo de nuestra mascota.

Las principales fuentes de obtención son carnes, aves, pescado y cereales integrales.

SODIO

El sodio como el resto de los macrominerales es fundamental para el funcionamiento de las células, ya que mantiene el equilibrio entre el interior y el exterior de las mismas.

La función del sodio estará muy relacionada junto a la del potasio y el magnesio.

El sodio en nuestras mascotas juega un papel muy importante ya que hace que nuestra mascota sienta la necesidad de beber, lo que provocará que tenga más micciones y así se facilite la expulsión al exterior de los minerales sobrantes de su cuerpo, ya que si esto no fuera así, estos minerales sobrantes se acumularían en su vejiga y podrían formar cálculos o piedras.

Un déficit de sodio en nuestra mascota puede provocarle flacidez, cambios en la consciencia y alteraciones del funcionamiento del aparato digestivo.

Las principales fuentes de sodio son la sal, por excelencia, pero también la clara de huevo, carnes y productos lácteos.

CLORO

Es un mineral imprescindible para que se produzca la digestión en el estómago, regula el equilibrio hídrico, el equilibrio ácido-base y la presión osmótica.

La principal fuente natural de cloro es la que se obtiene a través del consumo de sodio.

Oligoelementos o elementos traza

HIERRO

El hierro es un oligoelemento vital para el buen funcionamiento del organismo de nuestra mascota. Forma parte de la hemoglobina, esta es la responsable de transportar el oxígeno a todas las células del cuerpo incluidas las células musculares.

La carencia de este mineral provoca anemia en nuestras mascotas. Los síntomas clínicos de esta enfermedad son fatiga, debilidad y dificultad para respirar.

Las necesidades de hierro aumentan si hay una pérdida de sangre, por ejemplo, durante un parto o en un procedimiento quirúrgico, por ello, deberemos seguir las indicaciones de nuestro veterinario si se dan estos supuestos, ya que será él, el que nos recete la dieta a seguir para que nuestra mascota no tenga ninguna carencia.

Es importante destacar que dependiendo del tipo de alimento que ingiera nuestra mascota, su absorción, será mejor o peor.

Así, el hierro que proviene de fuentes animales se absorbe mejor que el que proviene de fuentes vegetales.

Es poco frecuente un exceso de hierro, pero no obstante, en el caso de darse este supuesto, una acumulación de grandes cantidades puede llegar a ser tóxico.

Las principales fuentes de hierro son carnes rojas, pollo, legumbres y cereales.

COBRE

El cobre está muy ligado al hierro, hasta tal punto, que si nuestra mascota tiene déficit de cobre no podrá absorber el hierro, es decir, qué puede presentar signos de anemia aunque tenga un buen nivel de hierro.

También interviene en la formación ósea, en la piel y en el tejido conjuntivo de nuestras mascotas. Las principales fuentes de cobre son cereales, hígado, semillas y mariscos.

ZINC

El zinc realiza dos funciones importantes en el organismo de nuestra mascota.

Por un lado, se encarga de sintetizar las proteínas, y por otro lado participa en diversas funciones enzimáticas.

Si nuestra mascota tuviese déficit de zinc sus síntomas clínicos serían un crecimiento lento, delgadez y lesiones cutáneas.

Podemos encontrar zinc principalmente en los huevos y en la carne.

YODO

El yodo participa sobre todo en el funcionamiento de la glándula tiroides. Está glándula es la que regula el metabolismo basal de nuestras mascotas. Si está glándula no dispone de suficiente cantidad de yodo para realizar la síntesis de las hormonas tiroideas, lo que hará será aumentar su actividad para compensar el déficit.

El déficit de yodo provoca en nuestras mascotas retraso en el crecimiento y problemas en la reproducción.

Las principales fuentes de yodo son el pescado, la carne de buey y el hígado.

MANGANESO

El manganeso contribuye al correcto funcionamiento del metabolismo energético, al mantenimiento del tejido conjuntivo, y a proteger a las células contra el estrés oxidativo ( que es el estrés al que se ven sometidas las células por el propio funcionamiento o el envejecimiento de las mismas)

Su déficit provoca un crecimiento lento. La principal fuente de obtención es el pescado la carne roja y el hígado.

SELENIO

En el metabolismo de nuestra mascota el selenio está relacionado con la vitamina E y con otros aminoácidos para realizar la función de protección de las membranas de las células.

Una sobredosificación de selenio puede resultar muy tóxica para nuestra mascota.

Podemos encontrar selenio principalmente en la carne, pescado y los cereales integrales.

 

Ahora como propietario ya conoces todos los minerales que necesita tu mascota, y como habrás podido comprobar es muy importante elegir una dieta equilibrada y adecuada a las necesidades de cada animal. En nuestra tienda para mascotas en León disponemos de las mejores marcas de alimentación de la primera calidad para tu mascota.

Es importante que tengas en cuenta que las necesidades nutricionales cambian entre perros y gatos, entre cachorros, adultos y geriátricos, entre gestantes y lactantes, entre animales sanos y animales con patologías o enfermos, y entre razas de gran tamaño o pequeñas razas.

Nuestro consejo es que siempre que tengas dudas respecto a la dieta qué debe seguir tu mascota nos consultes, en nuestra clínica veterinaria en León, estaremos encantados de asesorarte y buscar aquella dieta que se ajusta a la condición particular de tu mascota.

Dra. María J.Cabeza

Dra. María J.Cabeza

Veterinaria colegiada nº1397
CLINICA VETERINARIA EN LEON MARIA J.CABEZA

5/5 (6 Reviews)

Otras entradas que te pueden Interesar

Gato Bengali-gatos León-razas de gatos-cat friendly-mariacabeza-veterinaria

El Gato Bengalí

EL GATO BENGALÍ Origen del gato Bengalí El gato bengalí o gato bengala tiene un origen muy reciente, podemos decir que la

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba