Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

¿ES RECOMENDABLE UNA DIETA BARF EN PERROS?

Dieta barf en perros, basadas en alimentos crudos

Normalmente los seres humanos nos preocupamos mucho por las dietas que seguimos, alternamos entre una y otra dieta según la moda que existe en este momento en la sociedad. Los propietarios de mascotas solemos humanizarlas y comenzamos a probar en ellas también distintas dietas.

Una de las dietas que se ha puesto de moda en los últimos años es la dieta barf en perros, basada en alimentos crudos.

En este artículo vamos a intentar explicar en qué consiste, ver si realmente es la mejor opción para nuestras mascotas, si contiene los nutrientes necesarios y si los alimentos crudos están libres de patógenos.

Para desmontar uno de los principales pilares de aquellos que defienden las dietas crudas, nos tenemos que remontar a unos 15000 años atrás aproximadamente. 

La alimentación de los perros de aquella época se debía basar en restos de comida de los humanos, es decir, en comida procesada por el hombre, bien fuese cocida, ahumada, fermentada…Es decir, que ya desde hace miles de años que los perros no solo se alimentan de carne cruda.

Riesgos asociados a las dieta barf en perros

Hay que tener en cuenta que aparte de la discusión que este tema genera, existen riesgos reales en la alimentación de las dietas crudas. Cómo propietarios deberíamos reflexionar sobre estos riesgos para valorar la conveniencia o no, de este tipo de dietas.

Entre los riesgos más peligrosos y por desgracia más comunes son los provocados por la utilización en estas dietas de huesos o fragmentos de ellos, son los que pueden ocasionar problemas gastrointestinales, mala digestión,  perforaciones del paladar, rotura de piezas dentales, gastroenteritis e incluso obstrucción intestinal.

Otro de los riesgos que también estamos asumiendo si decidimos dar una dieta cruda a nuestro perro es la exposición a carne contaminada por patógenos, cómo pueden ser bacterias del tipo Salmonella o Escherichia coli; protozoos del tipo Toxoplasma gondii (causante de la toxoplasmosis); parásitos como el famoso quiste Hidatídico o las Tenias, entre otros.

Si está carne no es tratada de forma adecuada podemos estar alimentando a nuestra mascota con patógenos del tipo anteriormente citados. Por eso es fundamental que todas las carnes sean cocinadas para evitar riesgos.

Además, no solo nuestra mascota se verá afectada por estos patógenos, sino que en ocasiones, nuestro perro, puede convertirse en portador del patógeno, cómo puede ser la salmonella. No afectarle a él pero si contagiarnos a los humanos a través de sus heces.

Esto supone un importante riesgo para niños, ancianos y personas comprometidas inmunológicamente dentro de casa.

Equilibrio nutricional de la dieta barf en perros

Además de todos estos riesgos que hemos descrito, cabe destacar, qué múltiples estudios realizados hasta el momento han demostrado que los perros que siguen estrictamente una dieta cruda pueden llegar a tener déficits nutricionales importantes de vitamina A, D, Zinc, Cobre o alteraciones en los niveles de Calcio, Fósforo o Magnesio.

De todas formas, la decisión última de la dieta que va a seguir tu perro la tienes que tomar tú como propietario, pero debes ser consciente y tener en todo momento la información adecuada.

Si optas finalmente por este tipo de dieta barf, te aconsejamos que te pongas en contacto con un profesional veterinario experto en nutrición que te pueda realizar una dieta personalizada y equilibrada para tu mascota que cubra todas sus necesidades.

Consejos de tu centro veterinario en León

Al optar por una dieta cruda deberás tener en cuenta que existen además riesgos inherentes a este tipo de dietas.

A partir de este momento deberás extremar la limpieza de su cuenco y de sus útiles de alimentación. Deberás eliminar los posibles restos de comida que haya quedado en su cuenco y lavar todo lo que haya estado en contacto con la comida con productos bactericidas.

Por supuesto,  los productos que utilices deberán ser frescos, limpios, y nutricionalmente equilibrados. Con control veterinario, etiquetados y de fuentes con garantía sanitaria.

Tanto antes como después de manipular la comida de tu perro deberás lavarte minuciosamente las manos.

Esperamos que este artículo te haya servido de ayuda a la hora de valorar la dieta qué le vas a dar a tu perro y si aún tienes dudas puedes ponerte en contacto con nosotros en nuestra clínica veterinaria en León.

Pide cita y te asesoraremos para que puedas escoger la dieta más apropiada a las necesidades reales de tu mascota.

Dra. María J.Cabeza

Dra. María J.Cabeza

Veterinaria colegiada nº1397
CLINICA VETERINARIA EN LEON MARIA J.CABEZA

5/5 (8 Reviews)

Otras entradas que te pueden Interesar

Gato Bengali-gatos León-razas de gatos-cat friendly-mariacabeza-veterinaria

El Gato Bengalí

EL GATO BENGALÍ Origen del gato Bengalí El gato bengalí o gato bengala tiene un origen muy reciente, podemos decir que la

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba