Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

PERRO DOMINANTE, INSTINTO Y NATURALEZA

Instinto dominante en perros

El comportamiento instintivo que podemos observar en un perro dominante, no difiere mucho al de los lobos en la naturaleza, de hecho, sus antecesores eran lobos.

El lobo jefe de la manada tiene el privilegio de comer antes que los demás, dormir en el mejor lugar y aparearse más veces con las hembras. Por contra, debe proteger al resto del grupo.

Es importante destacar que las relaciones de dominancia se establecen dos a dos. En una relación de dos individuos, se produce una manifestación de señales dominantes por parte del individuo más alto de rango, mientras que el otro individuo responde con señales de sumisión.

Este patrón de comportamiento no es estático, y puede ocurrir que en ocasiones surjan conflictos de jerarquía lo que da lugar a cambios en la estructura social.

Por eso, cuando un perro entra a formar parte de una familia humana va a seguir este mismo patrón de comportamiento social, es decir, de forma individual establecerá una relación de dominancia o subordinación con cada miembro de la familia.

Este rol comienza cuando el perro es un cachorro, por lógica el perro debería ser el miembro de la familia que ocupase el escalafón más bajo. Pero nuestro problema surge cuando el cachorro a través de la interacción con los miembros de la familia va tomando una posición de perro dominante respecto a uno o varios miembros.

Si esto ocurre, nuestra mascota querrá mantener su posición de liderazgo y la defenderá con más o menos agresividad.

Por lo general, esta situación de agresividad suele darse en el momento del desarrollo sexual, ya que hay cambios hormonales, y se establece de forma definitiva el rol que va es empeñar cada miembro de la familia respecto al cachorro.

Terapias de conducta con un perro dominante

Para estos problemas de agresividad derivados de conductas de dominancia existen terapias que nos ayudarán a modificar la conducta. Una de estas terapias se basa en 6 puntos a tener en cuenta y que son principalmente:

  1. Utilizar los premios y los castigos de forma adecuada.

La utilización de esta técnica es la más sencilla y efectiva de todas, si se utiliza bien.

El criterio que deben seguir todos los miembros de la familia para premiar o castigar al cachorro debe ser siempre el mismo. El premio o el castigo serán inmediatos a la conducta que queremos reforzar o a la conducta que queremos corregir.

Debe tener la intensidad suficiente pero no se debe castigar infligiendo dolor físico, ni desproporcionado.

  1. La comida.

La comida es uno de los factores que más condicionan jerárquicamente a un individuo.

Los individuos que ocupan el lugar más alto de la jerarquía son los que comen primero, por ello, la comida debe ser un recurso controlado por el propietario, y debe ser él el que suministre la comida.

El cachorro comerá en un lugar apartado de la zona dónde come la familia y deberá comer después de que lo hayan hecho todos los demás miembros.

  1. Jugar educando.

El juego, sobre todo en los cachorros, les permite saber qué posición ocupan en relación con cada uno de los miembros de la familia.

En la naturaleza estos juegos entre cachorros suelen acabar con uno de los cachorros en posición sumisa (agachado, con la cola entre las patas o encogida, boca arriba…) y el otro cachorro en posición de dominancia (mordisqueándole la cola o el hocico, subido encima del cachorro sumiso a cuatro patas o con una sola…).

El comportamiento del cachorro o un perro dominante en nuestra casa no va a ser distinto que la naturaleza, por ello, no debemos dejar en ningún momento, menos aún con los niños, que el cachorro adopte esta actitud de dominancia.

Nuestro consejo como profesionales veterinarios es que:

– Evitemos juegos competitivos en los que el perro dominante termine ganando.

– No permitas cualquier conducta inadecuada durante los juegos, y si es necesario parar el juego. Para ello bastará una orden firme de NO.

– Da por finalizado el juego cuando el propietario así lo estime y no en función de lo que quiera el cachorro.

  1. Estar atentos a determinados comportamientos.

Nuestro cachorro desde temprana edad puede tener determinados comportamientos dominantes que tenemos que saber identificar para corregirlos. Algunos de ellos son por ejemplo:

– El perro dominante es el que elige el recorrido que hacemos cuando salimos a pasear.

– El decide en qué momento permite caricias y el momento en el que quiere que le prestemos atención.

– El perro dominante se sube encima de nosotros.

– Nos exige cuando quiere comida.

– El perro camina por delante y atraviesa las puertas antes que nosotros.

  1. Obediencia contra Dominancia.

La obediencia implica cierto grado de sumisión, por ello, es tan importante trabajar con nuestro cachorro la obediencia, ya que estaremos reforzando nuestro rol de líderes.

Es conveniente trabajar todos los días en sesiones de 5 minutos cada vez, reforzando las conductas obedientes con recompensas.

  1. Aumento de la actividad física.

El ejercicio ayuda a reducir los estados de ansiedad y por el contrario mejora la atención y la obediencia, ya que, está comprobado que el ejercicio físico estimula la producción de serotonina, hormona que favorece los estados de calma y obediencia.

Todo esto junto con una esterilización temprana, ayuda mucho a mitigar el nivel de excitación en un perro dominante y que va siendo más adulto y por tanto sexualmente más desarrollado. 

Como profesionales del mundo veterinario hemos comprobado que un perro que tiene un nivel alto de actividad física y con el que se ha trabajado la obediencia y corregido las posibles actitudes dominantes, es un perro más equilibrado, lo que se traduce en unos dueños más felices.
Dra. María J.Cabeza

Dra. María J.Cabeza

Veterinaria colegiada nº1397
CLINICA VETERINARIA EN LEON MARIA J.CABEZA

5/5 (10 Reviews)

Otras entradas que te pueden Interesar

oncologia veterinaria leon-osteosarcoma-en-perros-mariajcabeza-veterinarioleon

Osteosarcoma en perros

OSTEOSARCOMA EN PERROS Que es el osteosarcoma (OSA) Es el tumor primario en hueso más común en los perros. Representa el 85

perro labrador-clinica veterinaria en leon- maria j. cabeza- medicina interna veterinaria en leon

El perro labrador

EL PERRO LABRADOR En España y en general en toda Europa, es posible ver perros labradores en muchos hogares. Se considera al

medicina felina en leon-gato persa leon-gatos leon-veterinario de gatos-especialistas en gatos

Gato persa

GATO PERSA Características generales de los gatos Persa Desde la clínica veterinaria María J. Cabeza hemos querido completar con este post, una

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba